enriquesivori_1956
Enrique Sívori

Enrique Omar “Chiquín” o “Cabezón” Sívori fue un futbolista argentino que destacó en la Juventus de Turín a finales de los años 50 y principios de los 60, cuando incluso ganó el Balón de Oro como el mejor jugador de Europa. Como les ocurrió a muchos aficionados al deporte rey, el recuerdo del mediapunta quedó en la memoria de Julián tras ver un partido. Años más tarde, cuando en 1973 decidió abrir un restaurante en el pueblo de Hiendelaencina (Guadalajara), un municipio de un centenar de habitantes cerca de Jadraque y a apenas una hora y media de Madrid, el nombre de aquel jugador bajito se fusionó con la palabra “sabor” para dar lugar al Sabory, un restaurante sencillo, pero al que sus fieles más amantes de la carne consideran un “cinco tenedores”. Se ha convertido en una parada imprescindible en los viajes por aquellas tierras alcarreñas, destino ideal para el turismo de fin de semana y, entre otras cosas, pasear por el Hayedo dela Tejeda Negra.

En realidad, el pueblo es más conocido por Las Minas –debido a los yacimientos de plata que hay bajo los pies- que por Hiendelaencina, pero el motivo por el que se ha hecho famoso a nivel gastronómico es por su cocina tradicional, donde ocupan el lugar de honor su parrilla y su horno de leña. fachada

No nos vamos a enfrentar a una de esas cartas kilométricas en las que no sabemos qué pedir. De hecho no hay carta. Empezamos con unas patatas bravas espectaculares, uno de los emblemas del Sabory. De apariencia típica, pero de sabor extraordinario es el arranque de una comida que invita –u obliga- a siesta posterior. Después viene la matanza –con chorizo de olla, morcilla y torreznos- , una enorme ensalada a veces asadura… Van sacando platos y se puede repetir cuanto se quiera. También corre el vino de la casa sin que nadie se moleste en contar copas ni descorchar botellas.

Decisión crítica

Tras los entrantes, llegará el momento de tomar una difícil y crucial decisión. Como si te preguntaran a quién quieres más si a papá o a mamá, el comensal puede elegir entre que le preparen al momento unos somarros o un cabrito al horno. En el primer caso, se trata de un trozo de carne magra fresca sazonada con sal y asada en las brasas hasta que quede “churruscadita”. Pero además de este plato tradicional castellano podemos optar por un cabrito asado al horno de leña. Cabe evocar los olores que se respiran entre sus cuatro paredes. Estamos muy cerca de Jadraque, famoso por esta carne, pero en este caso los dueños del Sabory crían sus propios cabritos.

Por supuesto olvídese de comer si no se hace previamente una reserva y la comida puede salir por unos 30 euros como mucho y con una saciedad asegurada. Además, la familia propietaria del restaurante ha puesto en marcha alojamientos rurales aledaños para poder conocer esta tranquila y agradable zona de la geografía española.

Restaurante Sabory
Plaza Mayor, 9
Hiendelaencina Guadalajara
Reservas: 949899019 – 654522114

Dejar respuesta