Tracemos una línea imaginaria que parta de Lima, en Perú, pase por Madrid y se dé una vueltecita por el sudeste asiático y llenémosla de platos que tengan en común materia prima de calidad, salsas y aderezos que aporten nuevos matices y aromas y un punto de creatividad. Es una forma cualquiera de definir una sorprendente apuesta gastronómica que llega a Madrid muy cerquita del Estadio Santiago Bernabéu y que tiene detrás a unos hermanos –Sergio y Roberto Hernández- que han tocado suficientes “palos” en su vida como para despertarnos la ilusión. Trabajos con Paco Roncero y en el Urkiola Mendi de Arturo Soria, estancias en Singapur, Malasia, Filipinas, Perú… fruto de todas esas experiencias ha nacido Latasia Casa de Comidas, una propuesta de cocina de fusión con unas carnes de primera en un local agradable y sin estridencia, de esos sitios donde un chef ilusionado todavía te pregunta si te ha gustado su comida.

Aunque tienen una propuesta de pescado estupenda –especialmente destaca el ceviche- como esta página se llama El carnívoro feliz y no El pescadito fresco o el brócoli enamorado vamos a repasar algunos de los platos estrella relacionados con la carne.

Baos de anticucho
Baos de anticucho

Entre los entrantes destacan sobremanera la panceta glaseada en salsa bourbon, las Mollejas de ternera confitadas y salteadas al wok o la oreja confitada, que la sirven entera y puede echar a  algunos para atrás, pero que al probarla con ese toque agridulce y crujiente resulta deliciosa. No conviene olvidar los baos –esos bocadillitos asiáticos- de anticucho, con un puntito picante.

Chuletón

Como platos principales tenemos una interesante amalgama de carnes con muy distinto origen. Si dos comensales se ponen de acuerdo puede degustar una fantástico chuletón de vaca vieja con 60 días de maduración en cámara. A Corea nos llevan unas costillas barbacoa que se desprenden del hueso con suma facilidad, aunque en el plato tengamos un pequeño hacha seguro no hace falta recurrir a esta herramienta. Y también resulta interesante, por lo inusual, el lagarto de ibérico, una pieza que no se ve a menudo en los fogones.

Costillas con barbacoa koreana
Costillas con barbacoa koreana

Salvo en el caso obvio del chuletón, en la mayor parte de los platos de Latasia las salsas y el glaseado juega un papel fundamental. Los enemigos de este tipo de aderezos, personas que no suelen ir más allá del asado tradicional y los filetes en la sartén, siempre aseguran que las salsas pueden enmascarar productos de calidad inferior. Sin embargo, la maestría de los hermanos Hernández sí se plasma sobre carnes de primera a las que dotan de nuevos sabores con la fusión de ingredientes que las bañan. Un buen ejemplo es la oreja de los entrantes. Si bien la tradicional oreja a la plancha es muy apreciada en el centro de la península, la que presenta Latasia es una gran vuelta de tuerca a esta parte tan poco noble del puerco. Los kilómetros de viaje y experiencia en la cocina de estos jóvenes chefs enriquecen los platos  de esta casa de comidas ubicada en una zona exclusiva de la capital y bien merece una visita.

Latasia Casa de Comidas

Paseo de la Castellana, 115
28046 Madrid

Tlf. reservas: 91 555 93 33

Dejar respuesta