En un acto celebrado en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, La Asociación Nacional de la Industria de la Carne (ANICE) ha concedido su Premio 2017 en la categoría  “Gastronomía y Salud” a los periodistas David Ruipérez y Carmen Cardoso por la reciente publicación y el gran impacto que ha tenido el  libro El carnívoro feliz (Arcopress, Grupo Almuzara), que sirve de guía para comer carne de forma saludable desde la evidencia científica de los últimos estudios e investigaciones.

El Jurado de los galardones ha argumentado para la concesión del premio que “la creciente presión de algunos colectivos para erradicar el consumo de carne, les ha llevado a investigar sobre este tema que tanto interesa a los consumidores y publicar una obra divulgativa que aborda la cuestión de forma amena y didáctica de la mano de algunos de los expertos internacionales más relevantes en el campo de la alimentación y con toda la evidencia científica sobre la mesa, sin obviar ninguno de los aspectos relacionados con el consumo de carne”.

David Ruipérez, uno de los autores de El Carnívoro Feliz, ha asegurado en su discurso de agradecimiento que “valoro mucho este premio y quién lo concede, porque no hemos escrito una oda al consumo de carne. Vivimos instalados en un mundo de posturas extremas en política, asuntos sociales… y, aplicado a una obra sobre alimentación, parece que sólo queda el camino de invitar al vegetarianismo o, de forma incoherente e ilógica, defender una dieta basada en chuletones y embutidos. No, le guste a quien le guste hemos llevado a cabo un trabajo riguroso, honesto y ameno, con independencia, hablando con los mejores expertos y sin obviar ningún punto de vista”.

Por su parte, Carmen Cardoso opina que “quizá este libro va contracorriente por la creciente presión para fomentar una dieta sin carne, pero que el sector de la carne lo reconozca con este premio es algo que nos llena de satisfacción”.

El carnívoro feliz parte de que, pese a la creciente presión de algunos colectivos para erradicar el consumo de carne, las estadísticas reflejan que España sigue siendo un país carnívoro con un consumo anual cercano a los 2.300 millones de kilos. Ocupamos el décimo lugar del mundo en el consumo de carne por persona y está claro que la mayoría de los españoles seguimos prefiriendo un filete que el pescado más sofisticado o una dieta basada exclusivamente en productos de origen vegetal.

Sin embargo, ante las informaciones sobre los efectos nocivos de la carne roja y la alarma social que causan las alertas alimentarias, cada vez más ciudadanos expresan su preocupación sobre si su forma de alimentación amenaza su salud y la de su familia. Hace apenas un año, la Organización Mundial de las Salud (OMS) puso en el punto de mira la carne roja (vacuno, cordero o cerdo) al relacionar su consumo excesivo con la posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer, especialmente el colorrectal, y los expertos del organismo internacional aseguraban que la relación entre tumores y carne es aún más clara en lo que denominan “carne procesada”, es decir aquella que ha sido transformada a través de procesos de salado, curación, fermentación o ahumado entre otros sistemas para resaltar su sabor o mejorar su preservación. En este grupo se encuentran todo tipo de embutidos, salchichas, cecina, carne en conserva, jamón…

La proliferación de alertas sanitarias como las vacas “locas” o la gripe aviar, los bulos y leyendas urbanas que pueblan Internet sobre animales hormonados y transgénicos, la falta de conocimiento de las denominaciones de origen, la polarización de las informaciones en los medios y otros factores han contribuido a que reine la confusión entre los consumidores.

Por primera vez, una obra divulgativa aborda la cuestión de forma amena y didáctica de la mano de algunos de los expertos internacionales más relevantes en el campo de la alimentación y con toda la evidencia científica sobre la mesa.

En las páginas de El carnívoro feliz, el lector encontrará todas las claves para mantenerse sano sin renunciar por completo al consumo de productos de origen animal, como limitar a medio kilo su ingesta de carne roja, elegir algunas partes del animal y evitar aquellas formas de preparación de las piezas que favorecen la aparición de sustancias potencialmente nocivas.

Del mismo modo, los periodistas David Ruipérez y Carmen Cardoso, analizan también fenómenos actuales como el “boom” de las hamburguesas gourmet y las carnes exóticas; radiografían los embutidos tradicionales y los cortes del ganado que cada vez menos consumidores saben escoger en función del plato a cocinar y muestran enfoques novedosos como la carne zen o el mindful eating. Curiosidades históricas y científicas  sobre por qué a nuestro cerebro le atrae el olor de un asado o el bacon frito y absurdas creaciones gastronómicas en torno a la carne se hacen también hueco en sus páginas.

 

Dejar respuesta