El olor del carbón de encina, el 10 de Maradona en el reverso de las sillas de piel y un homenaje al coche que dio nombre a una de las mejores películas de Clint Eastwood.  Tras el éxito cosechado en su local próximo al Aeropuerto de Barajas, La Torino también se instaló en el madrileño Paseo de la Castellana, en la zona de Azca. Su propuesta es clásica, en línea con las múltiples parrillas argentinas de la capital, y en general responde a lo que busca un amante de la carne. Pero algunos detalles se tornan en claros aciertos, como el hecho de ubicar una parrilla vista en la que ver desde la calle o dentro del local al maestro de Mar del Plata brasear las verduras y mimar cada porción de res.

Las piezas sin hueso –las que tienen hueso están vetadas a la importación-, llegan directamente desde Argentina de la mano de proveedores que sirven a restaurantes de renombre de la capital. La clásica parrilla argentina en V y el saber hacer del chef son determinantes para satisfacer los paladares. Como bien sabemos, el punto idóneo de la carne no tiene por qué ser homogéneo entre la clientela. En cuanto a los típicos cortes de la carne, no falta ninguno de la alineación titular –lomo alto, bajo, asado de tira, entraña, vacío, solomillo, chuletas, chuletón…-. Toda una selección de nombres que rivalizan entre sí por convertirse en el favorito del cliente y hacerle sombra el ojo de bife, que sería el Maradona, o en tiempos actuales, el Messi de la parrilla.

dav
Espectacular ojo de bife

La carne es tierna y jugosa, tiene la gracia de que podemos echar un ojo para ver cómo el parrillero trabaja la pieza, acompañada de unas verduritas a la parrilla y patatas y además el local logra crear un ambiente agradable con una decoración cuidada, moderna y equilibrada.

Pero antes de llegar a los segundos el cliente habrá pasado por entrantes tan característicos como la provoleta, la de la casa tiene jamón de York y tomate natural, y, sobre todas las cosas, las empanadas, plato obligado en cualquier restaurante argentino. La de carne es una apuesta segura, pero no conviene dejar de probar la Calabresa, con chorizo y aceitunas negras, una combinación muy atractiva.

Por supuesto, tenemos muchas más opciones, como las milanesas, de ternera y napolitana –cubierta con tomate y queso mozzarella, como una pizza-  y las supremas de pollo.

latorinocuzco
Detalle de la decoración

Durante la semana, y dado que se trata de la zona de negocios de Madrid, donde abundan las oficinas, cuentan con un menú diario (12 euros) donde siempre introducen platos de parrilla como opción, pero complementan con comida mediterránea tradicional, pues nadie –quizá los argentinos sí- puede comer todos los días una menú a base de carne roja, por muy buena que ésta sea. También cuentan con un menú ejecutivo de primera por 19,50. Si comemos de carta el precio ronda los 30 o 35 como mucho, lo que lo convierte en una opción muy competitiva si nos comparamos con otros argentinos muy conocidos.

latorinocuzco2
El 10 de Maradona, siempre presente

Dejar respuesta