Aquí en España aún estamos en pañales, pero en otros países se ha producido una auténtica revolución en lo que a la carne se refiere. Y como no podía ser de otro modo, Francia es una pionera. De allí precisamente es el que se considera a día de hoy el mejor carnicero del mundo: Yves-Marie Le Bourdonnec. Él es el vivo ejemplo de este movimiento que por un lado busca la calidad y la exclusividad en la carne y, por otro, el mayor bienestar animal posible. En este nuevo concepto, la búsqueda del animal, la selección, la alimentación en vida solo con pasto natural, la maduración de la carne tras el sacrificio y el corte póstumo antes de ser cocinada son elementos esenciales. Es lo que caracteriza al movimiento “I love bidoche” que le lanzó a la fama y que se recoge en el documental “Steak (R)évolution”.

En Francia, Yves-Marie es una auténtica celebridad, porque todo el mundo sabe que no existe una carne mejor que la suya. Su éxito se debe a su amor por la carne, pasión que le llegó siendo un niño a través de un abuelo carnicero. Primero abrió un negocio en Asniéres, después comenzó a colaborar con grandes de la cocina en Francia y hace un tiempo abrió su propia tienda, un verdadero templo de la calidad y el buen gusto en la avenida Victor Hugo de París. Allí también tiene una escuela desde la que se dedica a formar a alumnos para introducirles en esta nueva moda de concebir el consumo de carne.

Es sólo cuestión de tiempo que esta revolución se termine afianzando en España, tal y como demuestra el creciente interés del público por consumir una carne de mejor calidad y conocida procedencia.

 

Dejar respuesta