La renovación de la carta de La Vaca y la Huerta (calle Recoletos, 13) incorpora varios platos de carne en los que los toques vanguardistas del joven Angel Uró aportarán nuevos enfoques y sabores partiendo siempre de la calidad de la materia prima.

El restaurante no varía su hoja de ruta a pesar de la última actualización, es decir, que apuesta por seguir teniendo los mejores cortes de carne de Vaca Rubia Gallega (de entre 5 y 8 años de edad y con una maduración de unos 40 días) de la mano de Discarlux; y por supuesto los productos de temporada más frescos de la huerta.

Rollito crujiente de morcillo de vaca gallega con col y setas braseadas
Rollito crujiente de morcillo de vaca gallega con col y setas braseadas

Así, en el local, que siempre ha destacado en sus dos años de vida por un ambiente fresco y joven, ahora podemos degustar nuevos platos fusión como, por ejemplo el tataki de lomo de vaca gallega marinado en soja, puerro y jengibre (carne macerada durante 48 horas en una salsa casera de sambaizu); el sandwich de asado de ternera en su jugo con queso cheddar y ali oli de frambuesa (servido con un pan especial de la huerta, ternera asada a baja temperatura con cebolla caramelizada) o el rollito crujiente de morcillo de vaca gallega con col y setas braseadas (con pasta china de rollito); entre otros. Todos ellos ofrecen enfoques interesantes para salir del clásico corte a la parrilla.

Sandwich de asado de ternera en su jugo con queso cheddar y ali oli de frambuesa
Sandwich de asado de ternera en su jugo con queso cheddar y ali oli de frambuesa

Mucho más clásico, pero siempre tiene sus incondicionales, es el steak tartar con yema de huevo de codorniz.

Más allá de la vaca

Y si de la “vaca” podemos esperar lo mejor, la otra seña de identidad del establecimiento es la frescura de sus verduras, ya que no podemos monopolizar el paladar con la carne roja. También merece un capítulo especial –aunque no es el objeto de esta web- sus postres, a los que conviene dejar un hueco. Destacaremos sobre el papel dos que suenan muy bien: la Espuma de leche merengada con crumble de almendra marcona y para los amantes del chocolate el Cacao puro de Madagascar al 65% con avellanas, crujiente de kikos y palomitas.

Dejar respuesta