Ángel M. Gregoris / Zaragoza. Con octubre llegan el cambio de hora, el otoño y las Fiestas del Pilar a Zaragoza. Y con las Fiestas del Pilar llegan la música, el teatro, las flores para la virgen y la carpa del ternasco. Situada por segundo año consecutivo en la explanada de Macanaz (Puente de Santiago), desde este viernes 7 de octubre y hasta el próximo domingo, 16 de octubre, la carpa promocionará uno de los productos más típicos de la tierra, con permiso de las frutas de Aragón, claro está.

Carpa del ternasco de Aragón
Carpa del ternasco de Aragón

Preñaditos, salchichas, guisos, pizzas, patatas asadas y bocadillos se pueden degustar durante estos nueve días en el comedor de la carpa, que tiene capacidad para 500 personas. En este lugar todos los platos tienen algo en común y es que su ingrediente principal es el ternasco con denominación de origen 100% aragonesa.

Raro es el zaragozano que uno de estos días no se pasa por aquí para probar los nuevos platos que preparan cada año o para volver a degustar el típico bocadillo de ternasco. Si bien es cierto que el bocadillo debería tener un poquito más de carne, no deja de ser un buen plan para celebrar estas fechas con la familia, amigos o en soledad.

En esta edición, y ya van diez, la organización ha buscado dar más protagonismo al ternasco a la brasa y para ello ha habilitado cuatro grandes planchas en las que se cocinarán varias opciones de parrilladas de ternasco. Además, al tradicional bocata de pierna sin hueso de ternasco se le añadirá una salsa suave de chilindrón y uno de los platos fuertes para esta ocasión serán las pizzetas de boloñesa de ternasco, que puede ser una gran oportunidad para acercar esta carne al público más joven. Y para los más exquisitos, la carpa ofrecerá por primera vez patata asada con ragú de ternasco, kebab especial de ternasco, churrasco laqueado o fideua de ternasco.

Todos los platos tienen como denominador común el ternasco
Todos los platos tienen como denominador común el ternasco

Más allá de las mesas para los 500 comensales se ha preparado también un espacio de cocina con cuchara, en el que se elaborarán diariamente distintas recetas con ternasco, una barra de sobremesa para tomar café y dulces, y el embarcadero, donde se encuentra la zona infantil.

Y como en Zaragoza, aunque tengan fama de “cabezudicos”, son mucho de animar las fiestas y pasárselo bien, en la carpa principal hay programadas numerosas actuaciones musicales de grupos autóctonos, aparte de monólogos y mucha diversión.

En definitiva, la carpa del ternasco ofrece una oportunidad distinta de degustar este plato, rodeado de la gente que cada uno elija y disfrutando de la gastronomía más tradicional de Aragón antes o después de deleitarnos con la fiesta por las calles de la ciudad. Todos los días, desde las 11.00 y hasta las 1.30 de la madrugada (2.30 si al día siguiente es festivo), las parrillas se pondrán al rojo vivo para intentar ofrecer a todos los visitantes el mejor ternasco de Aragón.

 

Dejar respuesta